Hilos tensores

Adiós a la flacidez. Rejuvenece tu rostro en solo una sesión

Reposición de la piel de mejillas / pómulos

Efecto lifting por tensión de los hilos

Mejora la calidad de la piel por estimulo del colágeno

Resultados inmediatos

¿Qué son los hilos tensores?

Uno de los problemas para todos a partir de los 30 años es la flacidez: los tejidos pierden firmeza, la piel se afina por la pérdida de colágeno y elastina, aparecen finas arrugas y se pierde la definición del óvalo de la cara.

 

Los hilos tienen su origen en Japón y está probado que no produce rechazo ni alergias al ser antimicrobianos y bio-absorbibles.

 

Los hilos de PDO consiguen:

– Efecto tensor
– Rápida recuperación
– Mayor duración
– Redensificador

La técnica

Despendiendo del grado de flacidez de cada paciente, generalmente se insertan entre 4 a 8 hilos normalmente espiculados para conseguir una mayor adherencia.

El procedimiento es rápido, e indoloro.

Una vez colocados los hilos, éstos se anclan en el tejido gracias a unas pequeñas espículas produciendo una pequeña lesión tisular estimulando la creación de tejido de soporte a base de colágeno y fibroblastos.

 

El resultado es una piel:

– Más gruesa

– Más firme,

– Más luminosa

– Más rejuvenecida.

La técnica

Despendiendo del grado de flacidez de cada paciente, generalmente se insertan entre 4 a 8 hilos normalmente espiculados para conseguir una mayor adherencia.

El procedimiento es rápido, e indoloro.

Una vez colocados los hilos, éstos se anclan en el tejido gracias a unas pequeñas espículas produciendo una pequeña lesión tisular estimulando la creación de tejido de soporte a base de colágeno y fibroblastos.

 

El resultado es una piel:

– Más gruesa

– Más firme,

– Más luminosa

– Más rejuvenecida.

Antes y después

Galería de imágenes

FAQS hilos tensores

¿A quién va dirigido este tratamiento?

Estos hilos suelen ser para personas a partir de los 45 años con un principio de flacidez en pómulos y de las mejillas, un óvalo facial menos definido o arrugas más marcadas. Con estos hilos se logra una ligera tracción de la piel con unos excelentes resultados que son visibles un año después del tratamiento.

Tipos de hilos faciales

Hilos de malla: Se utilizan cuando la piel es menos densa, menos jugosa y se marca un poco. Con los hilos se crea una red «colagénica» que genera una pequeña tensión y permite suavizar las arrugas, reforzar las comisuras o mantener el volumen de las mejillas. Estos hilos de malla permiten reestructurar la piel a partir de los 30 años.

 

Hilos tensores: estos hilos suelen ser para personas a partir de los 45 años con un principio de flacidez en pómulos y de las mejillas, un óvalo facial menos definido o arrugas más marcadas. Con estos hilos se logra una ligera tracción de la piel que unos excelentes resultados que son visibles un año después del tratamiento.

 

Hilos mágicos: se trata de una nueva técnica y de gran novedad en el campo de la medicina estética, es regeneradora y efecto lifting, se basa en la implantación de múltiples mini-hilos de polidioxanona (PDO).

Nueva técnica hilos mágicos

La nueva técnica hilos mágicos es muy recomendable ya que ofrece los siguientes beneficios:

 

  • Efecto tensor
  • Rápida recuperación
  • Mayor duración
  • Redensificador

¿Cómo funciona el tratamiento?

Es importante hacer un buen diagnóstico para determinar la idoneidad del tratamiento, así como la cantidad de hilos que debemos colocar en función de la corrección que queremos conseguir.

 

Después de definir las áreas faciales a tratar en sólo 30 minutos, el especialista introduce los mini hilos tensores bajo la dermis.

 

La duración del efecto de los hilos puede prolongarse hasta los 3 o 4 años, en función de la edad y el proceso particular de cada paciente.

¿Cuáles son los resultados?

El efecto se aprecia tan solo al terminar el procedimiento, aunque alcanza el máximo de tensión al cabo de 2 o 3 meses prolongando el efecto más de un año. Este tratamiento es compatible con cualquier otra terapia regenerativa.

 

A los 15/20 días se nota ya un efecto de tensión importante, aunque para el resultado definitivo deben esperarse de 2 a 3 meses ya que el aspecto va mejorando en el transcurso de los meses, a medida que se estabiliza el proceso de fibrosis y se genera una acción revitalizadora que mejora visiblemente la textura de los tejidos cutáneos, se incrementa el ácido hialurónico, el colágeno y la elastina producida de forma natural por nuestra piel.

 

La duración del efecto de los hilos puede prolongarse hasta los 3 o 4 años, en función de la edad y el proceso particular de cada paciente.

Pide una visita gratuita.
Contacta con nosotros y te atenderemos sin compromiso.





He leído el Aviso Legal y la Política de Cookies

Tratamientos relacionados que te pueden interesar: